dr. Ricardo Orozco

¿Cómo elegir un buen terapeuta floral?

En la pregunta ¿Cómo se prescriben las esencias? ya plasmé algo de mi opinión sobre la importancia del marco y proceso terapéutico.
Entre terapeuta y cliente debe existir sintonía, paso previo para que se instale la confianza. El cliente debe percibir que el terapeuta es ético, serio, responsable, que no lo va a perjudicar.
Un buen terapeuta es ante todo un colaborador: alguien dispuesto a acompañar al cliente en un proceso terapéutico elegido por él. Una persona que lo va a escuchar con interés y a aceptar como persona. Los terapeutas que no enfatizan su rol y son espontáneos y congruentes son los mejores. En pocas palabras, los empáticos, aquellos que piensan "con" el cliente y no "para" y "por" el cliente.

Es fundamental que el terapeuta esté técnicamente bien preparado. Desconfíe de aquellos que le digan que "prescriben las flores por intuición", que tienen "poderes especiales" o que le hacen promesas de sanación. La función del terapeuta floral no es sanar a nadie, sino acompañar en un proceso terapéutico catalizado por las Flores de Bach. El único responsable de sus emociones y de su salud es usted.

Es muy importante asegurarse de que el terapeuta va a mantener la confidencialidad de la información que le transmite. Dude de los terapeutas que de entrada le cuentan "la historia de su vida", hablan más que usted y que no se interesan por los motivos que le traen a consulta. Si el terapeuta intenta imponerle soluciones, o lo que tiene que hacer al salir de allí (divorciarse, castigar a un hijo, etc.), no se engañe: ¡No es un buen terapeuta!

Un buen terapeuta sabe escuchar y no emite juicios sobre los que usted "debe" o "tiene que hacer". No impone su propio criterio, no lo amonesta o culpabiliza, sino que le ayuda a que sea usted mismo el que responda sus propias preguntas. En pocas palabras siente respeto por usted y lo demuestra en cada actuación. 

El tiempo de la sesión es un momento contratado por usted y para usted. Es una muy mala señal que el terapeuta que ha escogido use ese espacio para hablar por teléfono o resolver sus asuntos de agenda y domésticos.

Es muy importante que en la primera visita quede claro el encuadre terapéutico, esto es cada cuánto van a ser las visitas, el coste de las sesiones y las técnicas que pueden llegar a utilizarse, ya que a menudo los terapeutas florales practican otras terapias. ¡No se quede con dudas! A un buen terapeuta le interesa sintonizar con usted y sabe que una manera de hacerlo consiste en que pueda aclarar todas sus dudas.