dr. Ricardo Orozco

18. ¿Cuánto dura un tratamiento?

Es una pregunta difícil de contestar. Una cosa es el tratamiento de problemas coyunturales, como por ejemplo un examen, la mala adaptación a un cambio, una ruptura afectiva, etc. En estos casos, los tratamientos son cortos: desde semanas a pocos meses. Existen otras situaciones, en las que el tratamiento debe ayudar a mejorar patrones profundos de la personalidad.
En estas situaciones, la terapia puede prolongarse durante meses, aunque los resultados puedan verse ya en los primeros meses.Resulta una buena idea pactar un tiempo de tratamiento antes de hacer una primera evaluación. Este lapso, para temas de fondo, podría ser de unos 3 meses, aunque el espaciamiento de las visitas sea, por lo general, cada 3 semanas.

 

Para obtener los mejores resultados se requiere una cierta formación en técnicas de entrevista donde se practique la escucha activa, o al menos conocer algunos de los problemas más frecuentes que se dan en estas dinámicas (transferencia, contratransferencia, etc.)

Por otra parte, queda claro que lo óptimo es que el proceso floral se dé dentro de un marco terapéutico adecuado, donde se genere una relación terapeuta/cliente de calidad, se practique la escucha activa, se garantice la confidencialidad de la información, se cree sintonía, y las actitudes del terapeuta se adapten a la ética profesional. En este sentido, los sistemas diagnósticos que generan desconfianza, o que no tienen en cuenta la entrevista con el cliente, no consiguen involucrar a éste último en el proceso terapéutico y lo sitúan frente a una especie de técnico o sanador que es "el que sabe", en un rol prácticamente idéntico al de la medicina alopatía.

En cualquier caso es importante establecer unos objetivos terapéuticos hacia los que mirar, para evitar que la terapia vaya "a la deriva". La consecución de los objetivos marcará el final del tratamiento, pero es obvio que el cliente puede abandonar la terapia cuando lo crea conveniente