dr. Ricardo Orozco

Catalizadores florales

Pequeños Retratos: Grandes Necesidades

Esto es que todas las flores que el Dr. Bach escogió para su trabajo tienen la característica de facilitarnos el contacto con una información que ya tenemos en nuestro interior, aunque posiblemente bloqueada por una serie de defectos de la personalidad, la influencia de otros, etc. 

Sin embargo, de entre todas las flores, podemos más específicamente hablar de ciertos catalizadores florales como esencias del sistema que, además de su acción como remedio particular, tienen la propiedad de acelerar un proceso, favorecerlo o en su caso actuar como desbloqueante. 

El sistema Bach reconoce clásicamente dos catalizadores principales o primarios descritos Bach, pero en la práctica existen otros que consideraremos secundarios.

 

 

1.    CATALIZADORES PRIMARIOS

  • WILD OAT

  • HOLLY

      2. CATALIZADORES SECUNDARIOS

  • AGRIMONY

  • CHESTNUT BUD

  • STAR OF BETHLEHEM

  • WILD ROSE

  • GENTIAN

  • HEATHER

  • WALNUT

  • HONEYSUCKLE

 

 

      1. Catalizadores Primarios.

Son los descritos por Bach. Actúan empleados en solitario en determinadas condiciones en las que se darían muchas flores ya que no hay la posibilidad de jerarquizar qué es lo más importante. 

Wild Oat: personalidades pasivas (Yin), donde lo que predomina son características vagas, dispersas, indefinidas.

Holly: personalidades activas (Yang), donde lo que predomina son características activas, fuertes, viscerales.

     2. Catalizadores Secundarios.

Son flores que ya catalizan de por sí. Pueden ser compatibilizadas en la misma prescripción con otras esencias.

Agrimony: Es una flor de exteriorización, de manifestación. Ayuda a reconocer los propios sentimientos y a hacerse consciente de ellos. También facilita la comunicación de aspectos censurados o retenidos. Asimismo contribuye a buscar cauces de expresión emocional no transitados hasta el momento. En cualquier caso ayuda a ser más sincero con las propias emociones y sentimientos. Otro valor añadido es que permite relacionar los sentimientos y emociones con las sensaciones somáticas. Se trata de la esencia probablemente más importante a nivel preventivo ya que, al facilitar cauces de expresión emocional, evita la cristalización del conflicto en el cuerpo físico.

Chestnut Bud: Se trata de una esencia de toma de conciencia imprescindible para todo proceso floral de fondo. En gran medida puede trabajar de forma sincrónica con la anterior, ya que favorece la adopción de una meta posición, es decir una visión de nosotros mismos desde fuera, objetiva. De esta forma ayuda a resituar contenidos, a integrar experiencias y en resumen a trabajarnos interiormente. Sin duda acelera los procesos de indagación personal, de aprendizaje de las lecciones de la vida. 

Star of Bethlehem: Ayuda a restablecer circuitos energéticos interrumpidos bruscamente por algún trauma. Esta reconexión energética facilita el que puedan actuar a pleno rendimiento las otras esencias. Además, la activación referida puede hacer que se produzcan manifestaciones que estaban bloqueadas hasta el momento. Por otra parte facilita el que el paciente disminuya sus resistencias, colaborando mejor con el terapeuta. 

Wild Rose: Sin duda favorece la respuesta, ayudando en ocasiones a acelerarla, tanto si está ausente, como si se produce una hipo-respuesta. Es una esencia que facilita la automotivación. 

Gentian: Constituye un gran catalizador, ya que diversos estados florales basan todo su poder en un núcleo de negatividad (de visión o percepción negativa de la vida) que los sustenta. Existen pues algunos de ellos que no podrían desarrollarse sin esta percepción excesivamente negativa, como por ejemplo los siguientes: RCH, MIM, LAR, PIN, GOR, CEN, WIL, BEE, HOR, sólo por citar los más evidentes. Por eso la toma solidaria de GEN ayuda a acortar el tiempo de respuesta y a mejorar la calidad de la misma. 

Heather: Se trata de una esencia que contribuye a disminuir el autocentramiento. En muchas ocasiones esto es de capital importancia para favorecer el desarrollo de numerosos procesos relacionados con el autoconocimiento y la empatía. Al no estar tan pendientes de nosotros mismos podemos escuchar más a los demás y situarnos en su lugar. Al mismo tiempo podemos autoexplorarnos con mucha mayor honestidad y objetividad. 

Walnut: Es un catalizador puro, ya que colabora en todo proceso de adaptación a una nueva situación o a una nueva gama de informaciones. En este sentido se puede considerar que actúa como un acelerador. 

Honeysuckle: El excesivo peso del pasado puede actuar como un auténtico retardador de cualquier proceso terapéutico o de crecimiento personal.

_____________________________________________

© 2007 Ricardo Orozco