dr. Ricardo Orozco

Gentian: El Gran Facilitador

Gentian: El gran facilitador. Ricardo Orozco

Además de ser útil para tratar un tipo concreto de persona, un estilo de personalidad depresiva, pesimista, que se identifica demasiado con el fracaso, y que no sería galardonado con el premio del “simpático del año”, la esencia Gentian (GEN), sirve para tratar el desánimo, en general cuando sigue un patrón causa/efecto objetivable (“estoy desanimado porque me han robado la cartera”).

En el primer caso, la negatividad excesiva es consustancial al individuo, forma parte de su forma de ser, sentir y de entender la vida. En la segunda situación (la de la cartera), la visión negativa es circunstancial y pasajera y no es necesario ser un GEN para beneficiarse de la toma de la esencia. 

Como quiera que sea, la esencia sirve para lo que entendemos como negatividad, visión negativa, actitud negativa, creencia negativa, etc. En cualquier caso, su toma ayuda a tener una visión y una sensación más objetiva y global de la realidad, con sus luces y sus sombras y que, positivo y negativo, sean dos aspectos asumibles de la naturaleza dual de la vida en la que estamos encarnados. 

Ahora bien, resulta que muchos de los patrones florales que conocemos (es importante reseñar de entrada que prescribimos las flores por los aspectos negativos, algo mayoritariamente representado en las palabras clave) basan todo su poder en la negatividad. Por tanto, pueden ser abordados con la ayuda de GEN, además de, naturalmente por la o las flores que correspondan. Esto quiere decir, que la toma de GEN ayuda a fomentar una visión más positiva, más equilibrada y por tanto puede considerarse como una flor sinérgica del tratamiento. Esto hace que el paciente mejore antes y tenga una autovaloración menos negativa y además vea su situación más optimistamente. 

A continuación citaré algunos estados florales que, a mi modo de ver, son sustentados por una fuerte base de negatividad. 

Mimulus: Contrariamente a lo que se pueda pensar, en MIM existe iniciativa, lo que pasa es que enseguida se ve frenada por una especie de freno del tipo “ferroviario”: “tengo que pedir aumento de sueldo…. No, mi jefe me dirá que levanta una piedra y salen siete que hacen mi trabajo por la mitad de mi sueldo”. ¿Quién acciona el freno? La parte GEN que todo MIM tiene. 

Larch: Creo que el miedo al fracaso lo explica todo. Además, el sentimiento de inferioridad (siempre comparativa) es claramente tendencioso y furiosamente  negativo. 

Red Chestnut: Se alimenta directamente de una sobrevaloración desproporcionada de lo negativo. 

Gorse: ¿Qué os voy a contar? Aquí la negatividad se ha cristalizado y se prevee para siempre.

Centaury: La sobrevaloración de los resultados negativos que tendría un posible plante, un posible límite, hacen que persista en su sometimiento. 

White Chestnut: El núcleo de la preocupación es siempre negativo. 

Scleranthus: ¿Costaría tanto decidir si lo negativo no pesara tanto en ellos? 

Pine: Sin duda es el campeón de la negatividad. Su alergia a la felicidad lo ha hecho merecedor de este triste galardón. Su visión autodenigratoria no concede la más mínima posibilidad al optimismo. 

Mustard: En este estado de tristeza profunda se tiene una visión negativa de la vida y de la situación de uno. El problema es cuando se pretende explicar toda la vida o decidir todo desde este lugar transitorio.  

Willow: Patrón absolutamente sustentado por una valoración negativa del pasado. El presente y el futuro están “infectados” por esta negatividad. 

Beech: Aquí existe una sensibilidad especial que amplifica lo negativo en detrimento de lo positivo. Su crítica es absolutamente negativa. 

Agrimony: El pretender vivir permanentemente en el otro polo de la dualidad (el positivo), sin duda viene dado por una sobrevaloración de lo que considera o siente como negativo (la muerte, el sufrimiento, la soledad, el dolor, sus aspectos inquietantes, la sombra, etc.) de todo ellohuye como de la peste bubónica del siglo XIV. 

Hornbeam: En este estado se valora todo lo “obligatorio” que no apetece como extremadamente negativo. Por eso se actúa posponiendo y evitando hasta extremos increíbles.

Honeysuckle y Clematis: En ellosel presente no aporta aspectos positivos que alimenten una actitud comprometida y optimista. 

Star of Bethlehem: La relación entre trauma y negatividad salta a la vista. 

Chicory y Heather: La negatividad se viste aquí de vacío, de soledad, de deseos no cumplidos, de insatisfacción, de carencia afectiva. “Tengo que obligar a la gente a que me quiera o como mínimo me haga caso”. Obviamente la sensación es de que “la vida no me da”.  

Podría seguir con otros estados florales, pero me he centrado sólo en los que comportan una cronicidad. Está claro que en todos ellos hay negatividad. Sin duda estas esencias ya contemplan este aspecto de negatividad implícito. Pero la cuestión es que la toma de GEN incide con vigor en la parcela de negatividad de cada estado mencionado.  

Espero sinceramente,  que contar algo más con una herramienta terapéutica tan positiva como GEN nos llene de optimismo. Sin duda nuestros clientes y familiares lo agradecerán.

 

_______________________________________________
© 2011 Ricardo Orozco